Biblioteca de las Artes

.

Personaje del mes

Manuel M. Ponce
 
(Fresnillo, Zacatecas, 8 de diciembre de 1882 - Ciudad de México, 24 de abril de 1948)

 

                       

Nació en la ciudad minera de Fresnillo, Zacatecas el 8 de diciembre de 1882, fue el menor de doce hijos de Felipe de Jesús Ponce  y María de Jesús Cuéllar, ambos originarios de Aguascalientes. Unos meses después de su nacimiento la familia se mudó a Aguascalientes.

Las inclinaciones musicales de Doña María influyeron en el rumbo de sus hijos: María del Refugio, Josefina, José Braulio y Manuel María. En el caso de Manuel, su hermana Josefina, “Pepita”, que era pianista, le dio lecciones de piano y su hermana María del Refugio, “Cuquita” que era reconocida docente, pianista compositora y autora del “Estudio Pianístico Beethoven” le dio clases de instrucción musical. A los seis años, Manuel ya era capaz de tocar algunas piezas como “La zacatecana” y “Amor secreto”. A los diez años empezó a tomar clases de piano con Cipriano Ávila. Con 15 años de edad, ya era organista en el templo de San Diego en Aguascalientes.  

En 1900 viajó a la Ciudad de México para tomar clases con el destacado pianista de origen español Vicente Mañas, quien también sería su maestro en el Conservatorio y mentor. Tomó clases de canto y armonía  con Eduardo Gabrielli y después continuó sus estudios en el Conservatorio Nacional de Música en la Ciudad de México.

En 1903 regresó a Aguascalientes para dar clases de solfeo en la Academia de música de la entidad y ofrecer conciertos en Guadalajara y San Luis Potosí principalmente. En ese momento apareció su interés por la escritura e incursionó en la crónica y crítica musical en el periódico El Observador de Aguascalientes. Hizo amistad con sus contemporáneos: el poeta Ramón López Velarde, el pintor Saturnino Herrán y con el joven escultor Jesús F. Contreras. Ponce incursionó en la poesía y entabló amistad con los poetas Enrique González Martínez y con Luis G. Urbina.

Al año siguiente se fue a estudiar al Liceo Musical de Bolonia, Italia y luego fue al Conservatorio Stern de Berlín, donde tomó clases con Edwin Fischer y Martin Krause –destacado alumno de Franz Liszt-. En este periodo se dio cuenta que lo suyo era la composición y empezó a trabajar en ello. Regresó a México, volvió a impartir clases de piano y ocupó la cátedra del recién fallecido maestro Ricardo Castro en el Conservatorio Nacional, donde Manuel tuvo alumnos brillantes como Carlos Chávez y Salvador Ordóñez.

Aún cuando ya existía el interés por hacer música nacional desde el inicio de la independencia de España (1821), y después del triunfo de la república (1867), con Ponce es que se inicia formalmente el movimiento nacionalista musical en México, al empezar a planear desde la academia y lograr la profesionalización de la música mexicana. Ponce fue el primer etnomusicólogo mexicano que le dio un lugar de importancia a la tradición musical de los pueblos, al hacer investigación folclórica de México, además de que fue el primer compositor mexicano que fue considerado en la historia de la música universal.

Ponce hizo investigación histórica y publicó sus hallazgos en revistas y periódicos, como la presentación de la colección de canciones mexicanas populares que recogió, como: A la orilla de un palmar, Cuiden su vida, La Adelita, La cucaracha, La pajarera, La pasadita, La Valentina, Las mañanitas, Rayando el sol, todas ellas arregladas para canto y piano. Al enterarse los miembros del Ateneo de la Juventud sobre esta actividad intelectual y musical, lo invitaron a participar. El gobierno Huertista apoyaba esta comisión, además de otra en la que Ponce colaboraría para hacer un libro sobre la Historia de la Música Mexicana, pero con la caída del gobierno de Victoriano Huerta, ambas comisiones fueron canceladas, por lo que Ponce decidió exiliarse en Cuba de 1916 a 1918, junto con el poeta Luis G. Urbina y el violinista Pedro Valdés Fraga. Durante este periodo colaboró con diversos medios de comunicación y continuó su labor creativa, en la que sintió la necesidad de darle un impulso a la música popular mexicana.

En 1918 regresó a México, se casó con la cantante Clementina Maurel y ese mismo año fue nombrado director de la Orquesta Sinfónica Nacional. Ponce retomó la música popular en sus composiciones, combinada con el estilo romántico europeo que estaba de moda en ese momento. Con sus composiciones obtuvo reconocimiento internacional.

Fue comisionado por la Secretaría de Educación Pública (SEP) y a solicitud de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) a estudiar la Licenciatura en Composición bajo la guía del compositor Paul Dukas. Entabló una gran amistad con el guitarrista español Andrés Segovia, quien lo motivó a cambiar su lenguaje musical, despegándose del estilo nacionalista. 

En su regreso a México, fundó una cátedra dedicada al estudio del folclor nacional en la Escuela de Música de la Universidad Nacional, misma que extendió al Conservatorio Nacional de Música cuando fue nombrado director.

En 1936 fundó y dirigió la revista Cultura Musical, para la que también escribió artículos y ensayos especializados en música.   

Manuel M. Ponce realizó composiciones para piano, guitarra, violín, orquesta y música de cámara, entre otros. Algunas de sus obras destacadas son:

A Ponce se le recuerda por ser el autor de “Estrellita” y se le atribuye la autoría de Las Mañanitas, canción que se acostumbra cantar en México en las celebraciones de cumpleaños. Desafortunadamente ni él ni su disquera registraron su obra “Estrellita”, por lo que actualmente se considera del dominio público.

Desde 1942 fue miembro titular del Seminario de Cultura Mexicana, tres años después recibió el nombramiento de director de la Escuela Nacional de Música y en 1947 recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes por su aportación a la docencia y a la composición. Al año siguiente, el 24 de abril de 1948 Ponce falleció en la Ciudad de México, dejando un gran legado musical que se preserva en el Archivo General de la Nación.

En 1952 sus restos fueron trasladados a la Rotonda de las Personas Ilustres en el Panteón de Dolores de la Ciudad de México.

Maritza Zugasti Bobadilla

 

 

                                                                          Visitado 5 veces