Biblioteca de las Artes

.

Personaje del mes

Gerardo Murillo

 

(8 de octubre de 1875 – 15 de agosto de 1964)

Pintor mexicano, paisajista, vulcanólogo y escritor. Más conocido por su pseudónimo
Dr. Atl.

                                                         

 

    

 

Gerardo Murillo nació el 8 de octubre de 1875 en Guadalajara, Jalisco. Se inició en la pintura a la edad de 19 años en el taller de Felipe Castro en Guadalajara y más tarde continuó sus estudios en la Ciudad de México en la Academia de San Carlos, entonces Escuela Nacional de Bellas Artes. A los 22 años obtuvo una beca para ir a estudiar a Europa. Estudió filosofía en la Universidad de Roma y derecho penal en la Sorbona de París. Durante su estadía en Europa se interesó en el arte antiguo y en los murales renacentistas, además tuvo actividades relacionadas con el periodismo y la pintura. En 1900 participó en la exposición anual del Salón de París, en la que obtuvo una medalla de plata por la exposición de su autorretrato al pastel.


Murillo comentó que en uno de sus viajes en barco por Europa se vio atrapado en una tormenta, que fue una experiencia tan traumática, que decidió bautizarse con el nombre Atl, término náhuatl que significa agua, y que el poeta Argentino Leopoldo Lugones le sugirió anteponer el título de Doctor a su pseudónimo para que sonara mejor y consiguiera mayor reputación. Esto lo explica años más tarde en una carta dirigida en 1951 a los miembros del Colegio Nacional, en la que comentó que el cambio de nombre se debió a su gusto por “tener una manera de referirse a él acorde a su personalidad independiente, que surgió de las circunstancias y no de la imposición de sus padres”, y por esa razón se adjudicó el nombre ‘Atl’que significa “el agua maravillosa de su alegría de vivir”.1

Al regresar a México, fue contratado por la Academia de San Carlos para realizar trabajos de clasificación, evaluación y restauración de colecciones. También en esa época empezó a impartir clases, donde tuvo como alumnos a Diego RiveraDavid Alfaro Siqueiros y a José Clemente Orozco. En 1911 regresó a Paris, en donde fundó la Liga Internacional de Escritores y Artistas y el periódico Action d’Art en el que difundía sus teorías pictóricas y sociales. En 1913, cuando se enteró del golpe de estado que dio Victoriano Huertadecidió regresar a México y participó activamente en la política en favor de Venustiano Carranza, cuando quedó al frente de la Escuela Nacional de Bellas Artes pudo llevar a cabo reformas en los programas de estudio. Siguió participando en la política hasta que después del asesinato de Carranza se dedicó a publicar libros como Las artes populares en México (1921), Iglesias de México (1924) y la revista de la Liga de Escritores de América de la cual fue presidente en 1925.

A partir de la década de los treinta, se dedicó a pintar retratos y paisajes, entre los que destacan los retratos que le hizo a la pintora y poetisa Carmen Mondragón, con quien mantuvo un apasionado romance y a la que bautizó como Nahui Ollin. El pintor vulcanólogo realizó pinturas sobre el Popocatépetl, el Iztaccíhuatl y le tocó presenciar el nacimiento del Paricutín, lo que lo llevó a abandonar sus actividades artísticas para mudarse a las faldas del nuevo volcán, para estudiarlo y capturar la belleza del nuevo paisaje. A partir de sus anotaciones y pinturas escribió el libro Cómo nace y crece un volcán: el Paricutín (1943). Como consecuencia de un accidente que tuvo en una de sus expediciones al Paricutín, le tuvieron que amputar su pierna derecha, lo que le impidió continuar con sus expediciones, teniendo que sobrevolar el volcán desde un helicóptero, y es así como empezó a crear aeropaisajes.

El Dr. Atl fue el creador de una pasta dura compuesta de cera, resina y petróleo para pintar en papel, tela o roca, a la que llamó atl-colors. El 6 de noviembre de 1950 fue nombrado miembro del Colegio Nacional, cargo al que renunció al año siguiente para no limitar su espíritu revolucionario. Recibió la Medalla Belisario Domínguez (1956) y el Premio Nacional de Bellas Artes (1958).

Gerardo Murillo murió el 15 de agosto de 1964 en la Ciudad de México y fue sepultado en la Rotonda de las Personas Ilustres.

En la Biblioteca de las Artes podrás encontrar catálogos de obra, y a través de la red del Cenart podrás consultar los recursos digitales con que cuenta la Biblioteca.  

Maritza Zugasti Bobadilla

      
     
                                                                          Visitado 4995 veces