Biblioteca de las Artes

.

Personaje del mes

Saturnino Herrán

 

(Aguascalientes, 9 de julio de 1887 - Ciudad de México, 8 de octubre de 1918)

                                                                

 

    

 

Saturnino Efrén de Jesús Herrán Guinchard nació en Aguascalientes el 9 de julio de 1887, hijo del escritor y dramaturgo don José Herrán y Bolado y de doña Josefa Guinchard Medina. Su padre tenía la única librería de aguascalientes y en ese entonces era tesorero del Estado, además de ser profesor de teneduría de libros del Instituto de Ciencias, por lo que su infancia la vivió en Aguascalientes y desde muy pequeño mostró su gusto por las bellas artes.

En 1901 ingresó a la preparatoria en el Instituto de Ciencias de Aguascalientes, donde se encontró con sus amigos de la infancia, Ramón López Velarde y Enrique Fernández Ledesma, quienes se inclinaban por la literatura, mientras él desarrollaba sus habiidades como dibujante.

En 1902 la familia se mudó a la Ciudad de México porque su padre ocuparía el curul de diputado suplente en el Congreso de la Unión.

En 1903 falleció su padre y por su mala situación económica decidieron quedarse en la Ciudad de México para tener más oportunidades de empleo y realizar estudios de arte. Saturnino consiguió un empleo en Telégrafos Nacionales y se inscribió  a cursos nocturnos en la Escuela de Bellas Artes. En 1904 ingresó formalmente a la Academia de San Carlos donde tomó clases superiores de dibujo de desnudo y modelo vestido con el maestro Antonio Fabrés. Su dedicación lo llevó a destacar tempranamente.

La obra de Saturnino Herrán se considera modernista-costumbrista, en ella se  aprecia su énfasis en las costumbres cotidianas del pueblo de México y resalta el cuidado de las formas humanas, sobre todo muestra el dominio para reflejar estados de ánimo.  

En 1909 Saturnino fue nombrado profesor interino de dibujo en la Academia de Bellas Artes, año en que realizó las obras Molino de vidrio y Vendedoras de ollas. Más tarde realizó su excepcional tríptico La leyenda de los volcanes, en la que Saturnino plasma la leyenda del guerrero Popocatépetl y de la princesa Iztaccíhuatl, obra en la que plasmó con gran libertad el desnudo total de la modelo.

En 1914 se casó con Rosario Arellano con quien tuvo un hijo. Rosario fue su modelo en la obra Tehuana. En 1915 la Escuela Nacional de Bellas Artes lo nombró profesor titular de dibujo al desnudo y también en ese año es cuando inició la serie Criollas donde mostró la belleza mestiza, pero su gran obra es el tríptico Nuestros dioses que constituiría un friso mural  para el Teatro Nacional (lo que hoy es Palacio de Bellas Artes) que sería una alegoría sobre el mestizaje mexicano, sin embargo sólo realizó la primer parte, que corresponde al mundo indígena. La obra que quedó inconclusa por su delicada salud, que se vio afectada desde 1916 falleciendo el 8 de octubre de 1918 a los 31 años de edad a causa de un mal gástrico que le impedía digerir alimentos.

A Saturnino Herrán se le considera como uno de los renovadores del arte nacionalista en México, precursor del muralismo mexicano, además de ser uno de los nueve artistas patrimoniales de México.

El 30 de noviembre de 1988 la obra de Saturnino Herrán fue declarada monumento artísitico de México, de acuerdo con la Ley de Protección del Patrimonio Cultural.

En la Biblioteca de las Artes podrás consultar libros y otros materiales sobre este gran pintor.

 

Maritza Zugasti Bobadilla

      
     

 

 

                                                                          Visitado 5545 veces