Biblioteca de las Artes

.

Personaje del mes

José Pablo Moncayo

(Guadalajara, Jalisco, 29 de junio de 1912-Ciudad de México, 16 de junio de 1958)

                       

 

Nació el 29 de junio de 1912 en Guadalajara Jalisco, hijo de Francisco Moncayo Casillas, y Juana García López. Su padre era carpintero de profesión. Su primer acercamiento que tuvo con la música se dio cuando a su padre le dieron como pago un clavecín. Cuando tenía seis años se trasladó con su familia a la Ciudad de México, donde inició sus estudios de piano con Eduardo Hernández Moncada, quien le sugirió que continuara sus estudios en el Conservatorio Nacional, inscribiéndose en 1929, donde estudió armonía con Candelario Huizar y composición con Carlos Chávez. Para ayudar a su familia y  poder pagar sus estudios  trabajó como pianista en cafés, salas de fiesta y emisoras de radio acompañando a los cantantes de moda.

En 1931, Carlos Chávez creó un curso de composición en el Conservatorio Nacional, que inicialmente se llamó Clase de Creación Musical, para convertirse más tarde en Taller de composición. En ese periodo Moncayo compartió estudios con Daniel Anaya Pérez,  Blas Galindo, y Salvador Contreras. Estos cuatro estudiantes formaron el Grupo de los Cuatro, que tenía como objetivo fomentar la música nacionalista de México.

En el Conservatorio, Moncayo conoció a la pianista Clara Elena Rodríguez del Campo, con quien se casó y tuvo dos hijas, Claudia y Clara Elena.

En 1932, tuvo la oportunidad de ingresar como pianista y percusionista a la Orquesta Sinfónica Nacional dirigida por Chávez.

En 1935, el Grupo de los Cuatro tuvo su primer concierto, que fue cuando Moncayo estrenó Amatzinac, obra para flauta y cuarteto clásico.

El 15 de agosto de 1941 se estrenó su obra más popular Huapango, interpretada por la Orquesta Sinfónica de México, dirigida por Carlos Chávez.  En esta obra utiliza tres sones tradicionales del estado de Veracruz, El Siquisiri, El Balajú y El Gavilancito. Huapango es una de las piezas de música mexicana de concierto con mayor arraigo nacional que incluso la llevan a ser considerada como un segundo Himno Nacional.

En 1941 asistió al Festival de Berkshire, Massachusetts invitado por Aaron Copland y Sergei Kussewizki, este último director musical de la Orquesta Sinfónica de Boston,  quienes organizaron el festival con la finalidad de estimular a los compositores y ejecutantes jóvenes de todo el continente. Entre sus condiscípulos se encontraban Leonard Bernstein y Blas Galindo.

En 1944 con su Sinfonía ganó el primer lugar del concurso convocado por la Orquesta Sinfónica de México.

En 1945  fue nombrado Subdirector  de la Orquesta Sinfónica Nacional, para después pasar a ser Director.

En 1949, con su poema sinfónico Tierra de temporal ganó el Premio Chopin organizado por la Universidad Nacional Autónoma de México.

Moncayo impartió clases de Composición y Dirección  en el Conservatorio Nacional de Música, formó parte del personal docente de la Escuela Superior Nocturna de Música, así como de las Escuelas de Iniciación Artística.  

Las obras más representativas de Moncayo son:
Sonata para violín y piano, Sonata para viola y piano, Amatzinac (para flauta y orquesta de cuerdas), Sonata para Violín y Violonchello, Trío para Flauta, Violín y Piano, Huapango (poema sinfónico), La Mulata de Córdoba (ópera en un acto), Muros verdes (para piano solo), Sinfonía, Sinfonietta,Cumbres, Tierra de temporal, Bosques, su único ballet Tierra y para cine compuso Cuento de la potranca (música incidental para un episodio de Raíces).

Moncayo desarrolló una enfermedad en el pericardio que lo condujo a una muerte temprana el 16 de junio de 1958, cuando tenía 46 años. Dejó un gran legado musical que lo llevó a tener un lugar importante a nivel internacional en su tiempo. Sus restos yacían en el Panteón Español en la Ciudad de México, hasta el 22 de noviembre de 2012, año en que fueron depositados en ceremonia solemne en la Rotonda de las Personas Ilustres.

Con su muerte termina el periodo musical conocido como nacionalismo mexicano. (Su nieto Rodrigo Sierra Moncayo es director de orquesta y defensor del legado de su abuelo). 

Según Yolanda Montero Rivas, la muerte de Moncayo en 1958 marcó decisivamente el fin de la composición nacionalista. De la misma manera en que su obra sin seguidores temáticos abolió el uso del tema mexicanista y con ello el olvido del tono épico y la búsqueda de factores estructurales en la composición.

En la Sección Naxos de nuestra Biblioteca digital podrás escuchar algunas de sus obras. Para tener acceso te recomendamos entrar a este enlace.  

 

Maritza Zugasti Bobadilla

 

                                                                          Visitado 44 veces